Eslovenia

Cuarto día en Eslovenia

DÍA 4Jasna Lake – Paso de Vrsic – Gargantas del Río Soca – Cerkev Sv. Tomaz 

Nuestro cuarto día en el país amaneció temprano, una vez más teníamos todo el día programado para poder visitar todo lo que teníamos en mente.

Cogimos nuestro coche de alquiler y nos dirigimos a nuestra primera parada, el Jasna Lake. Este lago no es para nada comparable a los dos lagos de renombre del país, el Lago Bled y el Lago Bohinj, pero como nos pillaba de paso no estaba de más hacer un alto para verlo (este pintoresco lago artificial está a medio camino entre Bled y el Paso de Vrsic, a unos 2km de Kranjska Gora )

1008-2019-09556882720122354163814241111599344477269.jpeg

Tras estirar las piernas y hacer alguna foto, seguimos nuestra ruta hacia el Paso de Vrsic.  

El paso Vršič es la carretera más alta de Eslovenia y une Kranjska Gora (región de Gorenjska) con Bovec (región de Primorska) y originariamente fue construida para fines militares durante la I Guerra Mundial. Esta peculiar carretera abre sus puertas a los turistas únicamente 7 meses al año, ya que el resto del año se encuentra intransitable por las nevadas de la zona.

Esta carretera también es conocida como la carretera de los rusos, ya que fueron 10.000 prisioneros rusos de la I Guerra Mundial quienes se vieron obligados a construirla.

Este paso de montaña consta de exactamente 50 curvas perfectamente enumeradas en las que tendremos que tener especial cuidado al conducir, ya que son frecuentadas por muchos ciclistas. Un recorrido de unos 50Km con una altitud de 1611m que te llevará un par de horas recorrerlo haciendo tranquilamente las paradas de rigor.

Durante este recorrido escénico, iremos parando en diferentes lugares para descubrir tesoros de la historia de Eslovenia. ¿Te vienes a descubrirlos? 

Casi al empezar, en la Curva Número 8, encontraremos la famosa Capilla Ortodoxa Rusa. Esta capilla, al igual que la carretera, también fue construida por prisioneros rusos de la I Guerra Mundial, y su origen es en homenaje a los rusos que murieron durante la construcción de la carretera.

Sin duda es un lugar que llama la atención, el entorno es bucólico, rodeado de vegetación y niebla. Y la capilla invita a los que por allí pasan a detenerse y conocer su historia.

Podrás dejar el coche en un pequeño parking que encontrarás en la siguiente curva.

Al llegar a la Curva Número 16, haz un alto en el camino y busca la famosa cara esculpida de forma natural en la montaña. La llaman la Niña Pagana, y la verdad es que hay que echarle imaginación para verla. Esta imagen está asociada a una leyenda sobre una gamuza y una ninfa que habitaban en la montaña. En fin, interesante.

niña pagana

Otra parada curiosa en la de la Curva Número 17, donde la mano del hombre, una vez más, ha dejado su huella. Se trata de una zona repleta de “mojones” (qué gracia me hace esta palabra) de piedra. Nada magnífico de admirar, pero curioso.

Continuando este recorrido escénico, nuestra siguiente parada fue en la Curva Número 21, donde paramos en el arcén de la carretera para visitar un pequeño cementerio militar de la I Guerra Mundial (1915-1917). Está señalizado al borde de la carretera, y lo encuentras en una pequeña ladera vallada con troncos de madera.

A mitad de camino, en la siguiente curva, la Curva Número 22, tienes un pequeño restaurante como sacado de la mismísima serie de Heidi. Se trata del restaurante mirador Erjavceva Koca, un lugar ideal en el que reponer fuerzas sentado en uno de sus bancos de madera con vistas a las imponentes montañas de la zona.

1008-2019-09001212720166692738791944069891396655483.jpeg

Aquí podrás degustar comida típica eslovena a muy buen precio, o bien, hacer un pic-nic con la comida que tú lleves, sentándote en las mesas que hay alrededor del restaurante y que son de uso libre.

1008-2019-09054392720219864296067798910763428368344.jpeg

1108-2019-57523697116915559823.jpeg

https://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g274870-d12691912-Reviews-Erjavceva_Koca-Kranjska_Gora_Upper_Carniola_Region.html

Tras pasar la Curva número 24 llegamos al punto más alto de la carretera, a los 1.611 metros de altura encontramos el famoso Paso de Vršič, donde hay estacionamientos y desde donde salen varias rutas de trekking. También hay una caseta donde venden souvenirs, bares para tomar algo y casi siempre encuentras un rebaño de ovejas amenizando el alto en el camino. Nosotros en este punto no nos detuvimos, pero hemos leído que te cobran por aparcar el coche.

Importante saber que el transporte público también llega hasta aquí, por si no dispones de vehículo propio.

Una vez comenzado el descenso encontramos un mirador que resultó ser una antigua estación de comunicación por telégrafo que se instaló para la I Guerra Mundial. Quedan algunas placas explicativas de la importancia de este punto para las comunicaciones.

Siguiendo la carretera, en la Curva Número 48, puedes parar a estirar los pies y visitar la estatua del escritor Julios Kogej (o Kugy), un gran enamorado de los Alpes Julianos, conocido como el padre del montañismo en la zona.

estatua (2).jpg

Al llegar a la Curva Número 50, observarás que la carretera se torna más ancha y con curvas más suaves y enseguida verás recompensado todo ese esfuerzo por haber conducido esa serpenteante carretera, las vibrantes aguas turquesas de río Soca te estarán esperando.

1008-2019-09205392720370869715807765760996494376188.jpeg

En fin, un recorrido lleno de paisajes montañosos de infarto y de secretos históricos en cada curva. Posiblemente hay muchísimos más rincones que explorar a lo largo de estas 50 curvas, así que tómate tu tiempo ya recórrela con tranquilidad.

Nuestra intención era descender hasta Bovec y adentrarnos en el fabuloso valle del río Soča, el río más famoso e icónico de Eslovenia por culpa de su color turquesa y su accidentado caudal que enamora a los amantes del rafting, pero la carretera estaba cortada por un maratón, así que nos conformamos con estirar las piernas antes de volver por donde habíamos venido.

1108-2019-113366596276771496398.jpeg

Nos acercamos a ver parte del río Soca y pudimos ver algunas de sus rápidos y gargantas desde alguno de sus puentes colgantes de madera, incluso nos entretuvimos viendo como ascendían por ellas algunos piragüistas.

Si hubiéramos podido continuar nuestra ruta por esa carretera escénica habríamos llegado hasta  Bovec, parando a hacer fotos a orillas del río y haciendo un alto en la zona de Velika Zorika, una zona donde se forma una especie de garganta donde hay un par de saltos y te puedes bañar. Por cierto, si sois amantes del Raffting, en la población de Bovec podéis contratar excursiones para hacer unas buenas bajadas por el río Soca 😉

Otra parada que teníamos en mente y no pudimos hacer fue la de la visita a la Cascada de Kozjak.

Para poder verla tendréis que llegar hasta la localidad de Kobarid y dirigiros a su puente más famoso, el de Napoleón. Una vez pasado este puente, siguiendo por el camino de la izquierda, te encuentras con un camping y a la derecha de éste el parking donde deberéis dejar el coche.

Ahí mismo os daréis de bruces con el cartel del sendero que te lleva hasta la cascada. Leímos que era mejor no hacer caso de las indicaciones del GPS, ya que te lleva a otra zona de la montaña.

Una vez en el sendero, tras caminar unos 30 minutos bordeando el río Soka llegas hasta la Cascada de Kozjak.

Muy cerca, tenéis también las conocidas Gargantas de Tolmin, donde podréis caminarlas por una ruta circular de algo más de kilómetro y medio, en una ruta fácil. La entrada a éstas es de 5€ por persona, y podréis disfrutar de un agradable camino a orillas del Río Soca. La ruta no te llevará más de 1 hora, eso sí, id cargados de agua, allí la humedad es alta y también deberéis subir un desnivel de casi 200m en total.

Después, nos habríamos dirigido hasta la localidad de Most Na Soca y allí habríamos cogido su famoso tren de mercancías que también transporta coches.  

¿Por qué subir nuestro coche a ese tren? Pues simplemente para poder volver hasta nuestro punto de partida, sin tener que recorrer de nuevo el Paso del Virsic.

Nos quedamos con las ganas de vivir la experiencia de ir montado en tu propio coche, que a su vez va montado en el tren, mientras te dedicas a disfrutar de las vistas del trayecto.

tren de coches eslovenia
Imagen obtenida a través de Pinterest©

Os dejo el enlace a la página oficial de este motorail para que os informéis de precios, horarios y trayectos.

https://www.slo-zeleznice.si/en/passenger-transport/timetable/motorail

Simplemente tener en cuenta que debéis estar allí como media hora antes de la salida del tren, o incluso antes, ya que únicamente hay espacio para unos 15 coches.

Una vez recorrida de nuevo la carretera de las 50 curvas, y como nuestro itinerario se había visto trastocado por culpa del maratón, improvisamos y decidimos ir a visitar otra de esas iglesias de cuento enclavadas en una colina.

Nos dirigimos hasta la localidad de Sveti Tomaz, allí descubrimos otra iglesia de postal, la Cerkev Sv. Tomaz

1008-2019-18353022176675590983.jpeg

1008-2019-09188412720353892722064759620085212726549.jpeg

El día había sido largo y cansado de tanto conducir coche, así que vimos el atardecer desde allí, y volvimos hasta nuestro hotel para cenar y reponer fuerzas, aún nos quedaban días intensos en Eslovenia.

Échale un ojo a nuestro itinerario de Eslovenia en 9 días, no te pierdas el resto de lugares que descubrimos de la verde y preciosa Eslovenia. 

____________________________________________________________________________________________

Photo_20190705_182048.png

Un comentario sobre “Cuarto día en Eslovenia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s